Dios llama a jóvenes para que cambien la era

Todos los que Dios llamó para que llevaran a cabo Su mover actual eran jóvenes. Dios llama jóvenes para que lleven a cabo Su mover porque, por lo general, ellos no están muy arraigados, establecidos ni ocupados. Dios no llama a los que están arraigados, establecidos y ocupados porque cuando Él llama a alguien, quiere hacer algo nuevo. Llama a alguien porque tiene el deseo de cambiar la era, de hacer algo nuevo y revolucionario.

¿Piensa usted que Dios está satisfecho con la situación actual? ¿No cree que el sistema religioso actual es muy viejo? ¿No cree que Dios espera la oportunidad de hacer algo nuevo, de hacer un cambio, de cambiar la era? Lo que consta en las Escrituras nos muestra muchos cambios. La historia cambió con Noé, con Abraham, con Moisés, con David y con Isaías. Después hubo un gran cambio con Juan el Bautista. Finalmente el cambio más grande en la historia de la humanidad fue logrado por un joven llamado Jesús, cuando éste tenía treinta años. Después el Señor fue adelante en Su ministerio celestial con los apóstoles.

A través de la historia de la iglesia vemos cómo el Señor levantó a jóvenes que cambiaran la era. El Señor levantó a Martin Lutero durante la reforma para sacar a la humanidad de la edad media. Esto constitiuyó un cambio de era. Dios siempre hace algo nuevo, siempre avanza. En términos generales, Dios imparte algo nuevo mediante los jóvenes. Martín Lutero era joven cuando el Señor le llamó y empezó a tener una relación con él. Zinzerdorf era joven cuando el Señor le cautivó, y también lo era John Nelson Darby, el líder de las Asambleas de los Hermanos. John Wesley, Charles Wesley y George Whitefield también eran jóvnes cuando el Señor los llamó. Los misioneros que el Señor usó en la hisoria de la iglesia para evangelizar el mundo, tales como Hudson Taylor, William Carey y David Livinsgton, fueron llamados por el Señor cuando todavía eran jóvenes.

(Porciones tomadas del libro Un joven en el plan de Dios, LSM número de catálogo #16-009-002)

 
 
 

© Derechos reservados, 2004, ETCMx, Tlalnepantla, México